A sus puestos!!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

No hay día que no piense en lo importante que es para alguien que desarrolla cualquier tarea en cualquier campo, hacerlo en aquello para lo que ha nacido, aquello en lo que su naturaleza se pone a su lado y no en su contra.


Hace años que trabajo viendo como personas excelentes con iniciativa e inquietud desperdician sus años profesionales en tareas rutinarias, o personas rutinarias hacen esfuerzos por adaptarse a trabajos en los que hay de todo menos estabilidad, continuidad o rutina. Por poner sólo dos ejemplos gráficos.

Muchas veces encontramos personas en empresas que no están teniendo un desempeño óptimo a pesar de esforzarse cada día y poner toda su buena voluntad. En el trinomio entre saber, querer y poder, nos esforzamos en entender los dos primeros. ¿Le enseñamos? Si, luego sabe. Quiere, porque le vemos la intención con la que inicia cada cosa. Pero ¿puede? Esta sencilla viñeta ilustra mucho mejor lo que quiero decir. 



¿Cuánta energía se desperdicia? ¿Y dinero?

Y por seguir con las preguntas ¿cuántos empleados estresados, angustiados, aburridos o desmotivados tenemos en las compañías pudiéndolo evitar? Tanto asignar tareas para las que no se está preparado, como que las tareas estén muy por debajo de la preparación, generan muchos problemas que a veces sólo se manifiestan con el tiempo. De ahí que todo esfuerzo en conocer bien a la personas, todo lo que sea bucear en los diferentes modelos de comportamiento y entender el de sus colaboradores, le va a dar como empleador una ventaja sustancial frente a quien no lo hace. De paso ahorrará disgustos a su gente y dinero en errores y costos de oportunidad.

La importancia de un buen assessment en la selección

Esto comienza desde que alguien se acerca a una compañía o viceversa. A menudo las entrevistas de selección consisten en rebuscar en el pasado del candidato a través de su CV, evaluar las competencias con lo que nos dice que hizo, y hacerle unas “originales” preguntas acerca de áreas de mejora y fortalezas (que naturalmente siempre se llevan a una entrevista de trabajo más que preparadas). 

Es por eso que yo recomiendo invertir como punto de partida en sencillas pruebas de assessment que nos aseguren un “matching” lo más ajustado posible entre las características del puesto y las del candidato. 

Pida ayuda

Si no sabe como hacerlo o no tiene personas preparadas en su empresa para llevarlo a cabo, busque ayuda en empresas especializadas. Nunca es tarde. Si no lo pudo hacer en su momento, la buena noticia es que aún está a tiempo. En estos años en los que llevo colaborando con empresas a descubrir los talentos de sus colaboradores, ayudándoles a encajar en aquellas posiciones a las que mejor se adaptan, he descubierto muy buenas herramientas. Ninguna de ellas es milagrosa o automática, pero con un sencillo proceso posterior con el colaborador, se consiguen resultados asombrosos. 

Impleméntelo en su proceso de selección, busque conocer mejor a cada componente de lo equipos que ya tiene. Eso le va a servir para recolocar a personas claves que no estén encajando como un guante en sus puestos. Después de hacerlo verá como los resultados llegan de manera inmediata. Ayúdese de la ciencia en lugar del olfato o el archiconocido método ensayo y error, y comprobará las ventajas de tener a la persona idónea en cada puesto.

Buena semana!!!
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *