Del miedo a perder

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Hoy me pasa mi amigo Diego algunas reflexiones tomadas de la autora Elisabeth Kübler-Ross, una de las mayores expertas en atención a personas en situaciones terminales y cuidados paliativos. Esta psicóloga falleció hace unos años, pero nos ha dejado un importante legado fruto de personas, que en sus últimas horas, compartían con ella algunas reflexiones acerca de la experiencia de vivir. Hoy me han llamado la atención éstas de su libro “Lecciones de Vida”:

“Si sabemos abrirnos paso a través de nuestros miedos, si somos capaces de aprovechar todas las oportunidades posibles, podemos vivir la vida que tan sólo nos habíamos atrevido a soñar. Podemos vivir libres de juicio, sin temor a la censura de los demás, sin restricciones”

“Hay escasa correlación entre lo que tememos y lo que nos ocurre”

“Avanza un pequeño paso cada día haciendo alguna de las pequeñas cosas que temes hacer”

“Cuando dejamos atrás nuestros miedos, descubrimos una nueva vida.”

“La verdadera libertad consiste en hacer las cosas que más nos asustan. Atrévete y encontrarás la vida, en lugar de perderla”.

Todas las frases de la autora hablan de miedo y de temor. Todas. Las personas, cuando ya no tenemos nada que perder, cuando nuestros días se acaban, nos damos cuenta de que no era para tanto. He contado las veces que he escrito la palabra miedo en cualquiera de las entradas anteriores de este blog. Son muy pocas. Quizá porque hace años leí una frase que me impactó y que incluyo en algunas de mis conferencias casi como un ritual: Hay que pasar del miedo a perder, a perder el miedo.

Mañana hará dos semanas que dejé la comodidad del hogar y decidí salir de esa zona de confort que nos mantiene apegados a la seguridad de las costumbres repetidas, a la seguridad de la rutina previsible. No es tan cierto, porque el año ha sido especialmente intenso y divertido, pero se podría decir que comenzar una nueva vida a ocho mil kilómetros de tu casa, supone un cierto cambio. Está siendo una experiencia increíble. Estoy trabajando con personas que sólo pelean por construir, por hacer, por ser mejores cada día. Desde la distancia es como leí ayer algunas de las cosas que las nuevas reformas van a cambiar en las reglas de quienes trabajan por cuenta ajena en España. No me extraña que la gente esté preocupada. Ese miedo a perder la seguridad que proporcionan los trabajos está haciendo estragos. Y sinceramente, quienes más tienen que preocuparse es quienes menos aporten, quienes menos valor añadan a lo que hacen. Las personas que se preocupan por entregar lo mejor de sí mismos, quienes dan lo mejor que tienen, quienes se esfuerzan por hacer el mejor trabajo posible, no van a tener nunca problemas. Podrán salir de una empresa, pero seguirán poniendo su talento al servicio de otras, o de sí mismos. Hace años que pasamos del miedo a perder, a perder el miedo. Eso nos obliga a estar superándonos cada día, a trabajar en nuevas cosas, a adquirir nuevos conocimientos permanentemente, nuevas experiencias… Y eso, en ocasiones, implica hacer esfuerzos, perder confort y ganar tensión.. Pero cuando uno está entrenado, la competición no le sorprende. Y estamos en un momento de competición brutal. Nuestra amenaza no es lo que alcanzamos a ver, sino lo que está por llegar. Tengo la sensación de que hemos estado medio adormilados pensando en que lo que teníamos nos lo habíamos ganado y era para siempre. Hemos relajado el nivel de tensión de los entrenamientos, y la competición se ha presentado, y nos ha pillado gordos y desentrenados. Es tiempo de ponerse las zapatillas y empezar a sudar de nuevo. Nadie lo va a hacer por nosotros. 

Me gustaría cerrar con alguna de las citas de Kübler-Ross: “La vida tiene muchas más cosas de las que nos permitimos experimentar. Muchas más cosas serían posibles si dejáramos de ser cautivos del miedo”.

Andreu Mateu tiene una frase como favorita que me encanta: “You don´t know that you can do, until you try”. Es algo así como: “No sabrás lo que puedes hacer hasta que no lo intentes”

Pues eso, a salir a entrenar de nuevo, a ponerse en forma, que las reglas del juego han cambiado y el que no esté entrenado va a pasarlo muy mal en esta maratón que aún nos queda por recorrer. 

Buena semana a todos
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *