Transformación Cultural: qué es y por qué es importante

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La transformación cultural debe ir de la mano de la transformación digital.

Las empresas han experimentado en semanas unos cambios, unos avances de sus sistemas digitales, que en circunstancias normales les habría llevado años. 

Pero, ¿qué pasa con los sistemas culturales?, ¿cómo adaptarlos a una realidad que ahora va por delante?, ¿cuánta resistencia natural vamos a soportar antes de trabajar en ello con nuestros líderes?

La cultura se come a la estrategia para el desayuno – Peter Drucker

¿Qué es la cultura corporativa?

Los sistemas culturales de las empresas se componen de los siguientes elementos:

  • Valores
  • Creencias
  • Tradiciones y costumbres
  • Comportamientos

Valores: son los conceptos, cualidades o principios que tiene una corporación, por la que se reconocen sus acciones. Son el eje de las decisiones y actuaciones de cada uno de los miembros de esa empresa.

Creencias: son aquellas opiniones que tenemos sobre nosotros mismos y sobre lo que nos rodea, y conforma nuestro paradigma personal o corporativo.

Tradiciones y costumbres: son formas de comportamiento particular heredadas de tiempos anteriores. Han ido conformando el carácter de una empresa, dotándoles con ello una identidad particular, que las hace diferente de otras.

Comportamientos organizacionales: se componen del conjunto de comportamientos de sus miembros. Permiten entender y comprender las causas de las respuestas que, personas y organizaciones, dan a los asuntos cotidianos.

La transformación cultural debe ir de la mano de la transformación digital.

Transformación Digital – Cultural: ¿qué son cada una?

Transformación digital

En este reciente artículo de McKinsey se muestra la velocidad de los cambios que han experimentado las empresas en términos de digitalización. También analiza cómo el COVID-19 ha llevado a las empresas a superar el punto de inflexión tecnológico, y ha transformado su negocio para siempre.

La transformación digital, en un escenario normal, va precedida de un cambio cultural que la decide, promueve, estimula, y se asegura de su cumplimiento.

En una situación de emergencia como esta, las decisiones de mandar a las personas a sus casas, de imponer el teletrabajo como única opción válida, ha dejado sin prácticamente tiempo para que el cambio cultural, con todos los elementos de los que ya hemos hablado, se haya podido dar de una manera ordenada. La transformación cultural debe ir de la mano de la transformación digital.

Transformación cultural

Lo cierto es que las personas se han adaptado, con más o menos dificultades, a la nueva situación de emergencia, mucho mejor de lo que cabía esperar. Pero ¡ojo!, lo han hecho con la creencia de que es una situación pasajera, y pensando que antes o después volverán a lo de siempre.

Pero no todos son conscientes de que, en muchos casos, estos avances digitales han llegado para quedarse, y que las empresas serán conscientes de las ventajas inherentes a ello: menos personas trabajando, ahorro de costos de inmovilizados, oficinas y espacios de trabajo, en todas las tareas que se ha demostrado que se pueden hacer a distancia.

Las principales habilidades blandas

Componentes de una cultura digital

  • Escucha activa. Hoy, más que nunca, se requieren líderes que sepan escuchar, que entiendan lo que está pasando, y que no se cierren a soluciones y tendencias, por desconocidas que le parezcan.
  • Liderazgo ágil. Liderar, en condiciones normales, es un arte. Hacerlo en momentos de tanta incertidumbre, volatilidad y complejidad, requiere arriesgar poco y a menudo, requiere jugársela y aprender de los resultados, y que eso mismo lo hagan sus equipos de forma autónoma. 
  • Equipos ganadores. Cuando la tarea excede de la capacidad del individuo, necesitamos elegir, conocer en profundidad, asignar tareas, evaluar e incentivar a las personas que componen el equipo, para que den las soluciones más completas. 
  • Inteligencia Emocional. Tan importante, o más, en este momento como tener personas brillantes intelectualmente, es tener líderes «emocionalmente inteligentes», que sepan reconocer y gestionar las emociones propias, para influir y manejar las ajenas.
  • Flexibilidad y gestión del cambio. Estos cambios que estamos viviendo no van a ser los últimos, y se hace necesario que cada miembro de los equipos interioricen, y hagan suyos, estas potentes competencias.
  • Toma de decisiones en incertidumbre. Tomar decisiones hoy es un proceso que se lleva a cabo hoy con mucha información, pero pocas certezas. Las empresas necesitan “solucionadores de problemas”, que sepan tomar la decisión correcta aún en situaciones complicadas. 
  • Innovación y competitividad. Encontrar nuevas formas de hacer, soluciones inexploradas, diferentes enfoques… Hoy no se entiende un buen líder, un líder completo, sin que domine los resortes de la innovación, como eje de la búsqueda de la competitividad futura.
  • Negociaciones complejas. Dicen que no tenemos lo que merecemos, sino lo que somos capaces de negociar. En un entorno como este, se hace cada vez más necesario encontrar soluciones que beneficien a todas las partes en una negociación, y que nos haga ganar a todos.

Te puede interesar: Entrenando competencias

¿Cómo trabajar el cambio?

Desarrollar nuevas habilidades requiere tiempo, esfuerzo, dedicación, paciencia y, sobre todo, sabiduría y decisión para abandonar viejos hábitos, y adoptar nuevos.

Nuestros programas no son de un fin de semana. Son prolongados en el tiempo, precisamente para permitir a las personas gestionar los cambios, al tiempo que se van poniendo en marcha las nuevas competencias, y se comprueba su eficacia.

Lo hacemos con una metodología «blended», entregando los conceptos teóricos en una plataforma de e-learning, y viviendo de forma online la parte práctica, con equipos deslocalizados. Llevamos 5 años haciéndolo y somos expertos en hacerlo.

Es por eso que nosotros recomendamos que todos los líderes en las compañías, desde la posición que tengan, se vean inmersos de una manera u otra en estos programas de transformación cultural.

¿Por qué ahora?

  • Si no cambiamos los sistemas culturales, si no los adaptamos a los repentinos cambios que hemos tenido que hacer, éstos no servirán para nada.
  • Más tarde, o más temprano, acabarán devorados por los viejos sistemas culturales.​
  • Es tiempo de trabajar el cambio cultural en la empresa, antes de que sea tarde.

Programa de Transformación Cultural

Adapta la cultura de tu empresa al cambio digital que se ha producido


Ahora que sabes qué características debe empezar a cambiar tu equipo, ¿necesitas un socio que pueda ayudarte con este desafío?

Hablemos y te ayudamos a acelerar este proceso obligado de cambio, y recoger los resultados antes.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *