Cuando las empresas escuchan…

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
…pasan cosas mágicas. De todos es sabido que no hay en el mundo una empresa que tenga oídos, por lo que cuando decimos esto, lo que estamos queriendo decir es que “Cuando las personas que dirigen las empresas escuchan, pasan cosas mágicas” ¿Cómo por ejemplo?
  • Entienden la diversidad de las personas con las que trabajan, y con ello sus características naturales y cómo las adaptan cada día a lo que hacen.
  • Certifican si las personas están haciendo las tareas no sólo para las que estudiaron o se prepararon, sino aquellas para las que por sus condiciones naturales nacieron, aquellas que verdaderamente les apasionan
  • Conocen los grados de madurez de las personas para la tarea concreta que están haciendo, y con ello pueden llegar a saber si quieren, pueden y saben.
  • Pueden mostrarse más cercanos con las personas que estén pasando un mal momento profesional o personal y brindarles ayuda.
  • Pueden exigir más y mejor a cada quien en función, no sólo de la productividad presente, sino de los retos que están por llegar.
  • Aprenden a motivar y liderar de manera distinta y personalizada, para obtener el mejor talento disponible.
  • Tienen una idea objetiva y clara de lo que los empleados esperan a cambio de su esfuerzo y trabajo (y no, no siempre es dinero!!!!!).
  • Lanzan un mensaje a la compañía de que las personas importan de verdad, más allá del lema que dejaron en la puerta de que las personas somos los activos más importantes y bla bla bla…
  • Aprenden a pedir el “qué” y dejar el “cómo” de la mano de a quien pagan, que para eso se le paga….
  • Mejoran los resultados, no incrementalmente, sino exponencialmente!!!, al permitir a las personas crecer con la empresa y entregar no sólo su trabajo, sino su alma.
  • Saborean el placer de obtener el talento de sus personas a su servicio, en lugar de mendigarlo cada día, o tratar de conseguirlo con veladas amenazas.
  • Aprenden a no cerrar cada día cientos de ventanas de oportunidad con normas rígidas más propias de siglos anteriores.

Cuando las empresas “escuchan” descubren éstas y otras increíbles perlas. 

Cuando no lo hacen, se lo pierden. 

 

Esto, entre otras cosas es lo que hacemos desde dpersonas

  • Ayudamos a las empresas en esta sensible pero increíblemente provechosa tarea, con encuestas de clima, assessments individuales y de equipos y con herramientas de diagnóstico empresarial.
  • Ayudamos a leer y entender quiénes son en esencia, cómo son y lo que piensan las personas de la empresa para la que trabajan.
  • Ayudamos a la empresa a decodificar ese mensaje que está en el aire y aterrizarlo en acciones concretas que benefician a todos.
  • Proporcionamos planes de acción concretos en cada empresa en función de lo que “escuchamos” con ellos
Y los resultados no tardan en llegar. De hecho, desde el mismo momento que se comienza un proceso, ya no hay vuelta atrás, ya las personas saben del interés genuino de la empresa por mejorar, y con ello se produce un click que desactiva anclajes, y con ello llegan los primeros resultados, y se ven los beneficios, y se liberan nuevos anclajes, y luego otros…
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *