Entrenando competencias

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Hace unos días hablábamos, en uno de los programas que estamos siguiendo con Directivos, de las ventajas de “entrenar” algunas de sus competencias en cerrado, en una sala entre colegas, en equipo, como se hace en las disciplinas deportivas. Y yo, que traigo ese pasado en la mochila, les decía que esa era la idea.

Todos los equipos, por grandes que sean, dedican tiempo a entrenar.Y si se falla no pasa nada, se vuelve a entrenar. Lo importante es estar listo para el partido. Clic para tuitear

Todos los equipos, por grandes que sean, dedican tiempo a entrenar. Se preparan jugadas, estrategias, se ensayan movimientos, se repiten esquemas de juego… Y si se falla no pasa nada, se vuelve a entrenar. Lo importante es estar listo para el partido. La relación entre lo que entreno y lo que juego podría ser de 8 a 1, siendo que paso muchísimo más tiempo ensayando, que jugándomela en un partido.

En el mundo de la empresa, en concreto en el de los directivos, la relación es de 0,01 a 9. ¿Por qué dedicar tan poco tiempo a “entrenar” y lanzarnos a cada partido con nuestro equipo sin hacerlo? ¿Alguien se imagina que eso pasase en el deporte? Imagine lo que pasaría en un campo de fútbol si viéramos a los jugadores pararse a pensar, tenerse que reunir en el medio del campo para decidir la jugada maestra, o tener que acercase periódicamente a la banda para pedir permiso u opinión al entrenador. ¿Verdad que no tendría sentido? Pues eso es lo que hacemos cada día en el mundo de la empresa, por no dedicar tiempo a ensayar las competencias de sus “jugadores” y “entrenadores”.

A eso nos dedicamos en dpersonas desde hace ya 7 años, a permitir esos espacios a los equipos directivos, en los que conocer nuevas formas de hacer, entrenarlas hasta que quedan fijadas, y lanzar a los equipos al campo entrenados y con solvencia. Personas que saltan con la seguridad de que lo van a hacer bien, porque ya lo han hecho. Personas seguras de que sus técnicas están validadas por las organizaciones y alineadas a sus valores. Directivos que se sienten seguros y apoyados ante el gran reto de hacer que otros hagan las cosas.

Para ello nos servimos de la experiencia, de algunas sencillas técnicas, y de la confianza que tenemos en que las personas sacamos lo mejor de sí cuando se nos da la oportunidad.

¿Cómo lo hacemos?

Alternamos para ello diferentes metodologías del aprendizaje adulto, que en nada tiene que ver con cómo aprendemos de pequeños. Desde hace unos años estamos apoyándonos en la tecnología para entregar la parte de los conocimientos, y utilizamos una completa solución de alojamiento de contenidos. Hasta allí llegan nuestros participantes para rescatar ideas, conceptos, teorías y herramientas. Sólo cuando nos hemos asegurado que las tienen, es cuando vamos al campo a entrenar. Varias son las metodologías que utilizamos. Con el método del caso como eje principal, utilizado en las mejores escuelas de negocio del mundo, complementamos con sesiones al aire libre, ejercicios de team building, actividades de role play, conferencias de expertos, debates,…. Todo eso nos permite garantizar que los participantes mejoran “haciendo”.

Mejora por repetición

Igual que a fuerza de entrenar saques de esquina, al final se acaban metiendo goles, nosotros planteamos la recurrencia de los entrenamientos durante un periodo de tiempo, en el que necesariamente nos vemos con cierta frecuencia. Sólo así se interiorizan los conceptos, sólo así se afianzan, y sólo de ese modo los jugadores y el entrenador salen a la cancha con la certeza de que el triunfo va a llegar.

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a ti y a tu equipo de líderes, no dejes de contactarnos a formacion@dpersonas.com

Buena semana!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *