Tomar decisiones: eso tan nuestro

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Estamos vivos porque nuestros padres decidieron que había llegado el momento. Desde entonces, en cada una de sus decisiones estuvo mantenernos con vida. Cuando empezamos a tener uso de razón, comenzamos a tomar las nuestras. Hoy estamos aquí por el conjunto de decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra existencia.

Tomar decisiones, por tanto, es inherente al ser humano. Cada minuto, cada segundo, estamos tomando decisiones que, a veces sin ser conscientes, determinan nuestro futuro, pero también el de nuestras parejas, nuestros hijos, colegas de trabajo, colaboradores, jefes, etc… Todo está interrelacionado en este mundo de las decisiones. 

¿Cómo tomar buenas decisiones?

La clave es que las decisiones que tomemos, y las que dejemos de tomar, nos acerquen a donde queremos, con lo que estaremos seguros que han sido “buenas decisiones”. Las decisiones son buenas o malas, en la medida que nos lleven o nos alejen de nuestros objetivos, metas y aspiraciones.

Lo primero es, entonces, tener una meta, un objetivo que conseguir, un propósito. Si tu idea es quedarte en tu barrio de toda la vida, cualquier decisión que no ponga en riesgo tu status quo, será buena para ti. Si tu objetivo es trabajar en la NASA, todo lo que te acerque a Houston, aprender idiomas, tener estudios apropiados, etc… las considerarás “buenas decisiones”. Quedarte en tu barrio de toda la vida, sin hacer nada que te acerque a Houston o su entorno, llegarán a verse como “malas decisiones” con el tiempo. Pero no hay manera de saber si las decisiones que vas tomando son buenas o malas, si no es con el resultado final. Por eso decía Steve Jobs, en su afamado discurso de graduación de Stanford, que los puntos sólo se unen hacia atrás, cuando eres capaz de tener la foto completa.

¿Y las malas decisiones?

Por el contrario, no sabremos que una decisión ha sido mala hasta que veamos el resultado, a donde nos lleva. Errores garrafales como el Post-it de 3M condujeron a la compañía al éxito. Y ejemplos de estos tienen varios. Pensamos que han sido malas decisiones sólo cuando no nos ayudan, cuando nos alejan de nuestro propósito, o nos conducen al lado contrario a lo que pretendíamos.

Harvard y el Método del Caso

Hace casi 100 años que los profesores de la escuela de leyes de Harvard se dieron cuenta de esto, y quisieron ayudar a sus estudiantes a tomar buenas decisiones, aplicando las leyes a cada caso en particular. Y ahí nace el Método del Caso, que luego comenzaría también a aplicar su escuela de Negocios. Se trataba de conocer bien los hechos de un caso real, separarlos de los juicios y prejuicios que normalmente hacemos, encontrar el problema de fondo, buscar alternativas posibles, añadirle los criterios y buscar la mejor alternativa de entre las posibles.

La llamaron “Método científico de toma de decisiones” y hoy sigue ayudando a directivos de todo el mundo a tomar las mejores decisiones de entre las posibles. Y por supuesto, es totalmente aplicable en la vida personal.

Si tú no tomas una decisión, otros la tomarán por ti. – dice @_raulcastro_ #TomaDeDecisiones Clic para tuitear

Con este método es con el que entrenamos las competencias de los líderes que pasan por nuestros programas. De este modo les ayudamos a usar su pensamiento crítico, para separar lo relevante de lo que no lo es y determinar el problema, su creatividad para encontrar sus soluciones, su juicio lógico para definir los criterios, y con eso llegar a una buena decisión. Así con decenas de casos reales que han de trabajar a lo largo del programa. Igual que a montar en bicicleta no se aprende con un powerpoint, sino con los pies en los pedales, a tomar decisiones se aprende tomándolas y viendo el resultado. Y se mejoran echando más horas. Nosotros les ayudamos en un entorno seguro, sin jugarse los resultados de la empresa.


¿Eres dueño, CEO o Presidente y quieres que tus directivos tomen mejores decisiones? Hablemos.
¿Eres directivo y quieres que tus equipos mejoren? Hablemos.
¿Tomas decisiones a diario y quieres mejorar? Hablemos.
Si tú no tomas una decisión, otros la tomarán por ti.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *