No dejar de correr

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

En una reciente serie que vi, animado por un participante en un programa medio broma medio en serio, se contaba la vida de Luis Miguel, el cantante mexicano nacido en Puerto Rico, y me quedó una frase que su explotador padre, el español Luisito Rey decía a un preadolescente molido de bolo en bolo: “¡Coño Micky, a trabajar!. Ya descansarás cuando estés muerto”.

He de reconocer que, traído por los pelos, y con ese tono entre humorístico y desgarrador, la frase no anima mucho a levantarse y ponerse a hacer nada, sea lo que sea. Sin embargo, la necesidad de estar en permanente actividad, que no necesariamente en acción, es algo a lo que tenemos que ir acostumbrándonos. En la medida en que las pensiones dejen de garantizar que vamos a poder vivir sin hacer nada, en la medida que los estados del bienestar vayan sucumbiendo a las terribles dinámicas de los mercados, no nos quedará otra que seguir trabajando mientras que el cuerpo nos de. Y conviene estar concienciado de ello.

La necesidad de estar en permanente actividad, que no necesariamente en acción, es algo a lo que tenemos que ir acostumbrándonos via @_raulcastro_ Clic para tuitear

Y, por cierto, que conviene también empezar a trabajar en aquello con lo que te sientas bien. Si tienes un trabajo remunerado, para que el que estás preparado, pero no te brillan lo ojos, tienes un trabajo alimenticio, que está bien, pero tú mismo sabes lo que cuesta ir a trabajar sin ganas. ¿Te imaginas hacerlo por los siguientes 10 años? ¿y los siguientes 20? Puestos a tener que hacer algo, hagámoslo con algo que nos llene.

León y Gacela

Hace unos años leí esta fábula que ahora con el fenómeno de Internet se puede encontrar en muchos sitios.

«Cada mañana en África, una gacela se despierta sabiendo que deberá correr más rápido que el león mas rápido o éste la matará. Cada mañana en África, un león despierta sabiendo que debe correr mas rápido que la gacela mas lenta o morirá de hambre. Cada mañana, cuando sale el sol, sin importar que seas un león o una gacela, será mejor que te pongas a correr».

«Cada mañana, cuando sale el sol, sin importar que seas un león o una gacela, será mejor que te pongas a correr»

Como profesionales, da igual que seas León o Gacela, no nos queda otra que seguir preparándonos, que seguir mejorando, aportando más valor, trabajando de forma más ágil, provocando a nuestros mercados, y dar la milla extra cada día. Ya no es sólo una buena opción. Hoy es una obligación.

Buena semana!!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *