5 pasos para tomar buenas decisiones

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La manecilla del reloj avanza, el tiempo se agota, nos llenamos de dudas, la presión aumenta y con ello el estrés, pero la decisión no espera. Ese suele ser el panorama para algunos directivos ante la toma de decisiones.

Y es un proceso inherente de la vida cotidiana también, al que nos enfrentamos a diario teniendo que tomar desde pequeñas a grandes decisiones, y que nos genera miedo a dar el paso. Elegir entre varias personas para un proyecto, hacer una inversión, despedir personal, contratar ciertos perfiles profesionales o cambiar de empleo, suelen ser algunas de las resoluciones a cargo de los altos mandos y en sí, de toda la estructura organizacional en general.

Cada decisión que se toma en el ámbito empresarial tiene un impacto directo en la compañía y quienes hacen parte de ella. Es por esto que el proceso de la toma de buenas decisiones implica tener en cuenta ciertos tips, pues algunas pueden ser a menudo arriesgadas, con información incompleta o inadecuada y con intensas presiones de tiempo.

Lo excelente es enemigo de lo bueno #TomaDeDecisiones Clic para tuitear

Se trata de tomar las decisiones más acertadas con información muchas veces incompleta. Ningún directivo de una empresa quiere asumir el riesgo de tomar malas decisiones, pues estas pueden incluso llevar a perder grandes sumas de dinero o no conseguir los resultados esperados. Entonces, ¿cómo hacerlo de la mejor manera

Te dejamos cinco pasos para que tomes buenas decisiones

Los 5 pasos para tomar buenas decisiones

1. Definir objetivos y prioridades

Antes de tomar una decisión se debe tener presente para qué se está tomando, qué se busca con ella, qué va a conseguir, cuáles son los riesgos, ventajas, desventajas y cuáles son los criterios para elegir entre una u otra.

2. Buscar y evaluar alternativas

Con frecuencia no nos tomamos el tiempo necesario para pensar en nuevas alternativas. Generalmente decidimos entre las dos o tres que tenemos a la mano, sin pensar en generar diferentes opciones que probablemente pueden darnos mejores soluciones, así que tomar en cuenta varios caminos será diferenciador.

3. Implementar decisiones

Una vez que tenemos la decisión tomada, debemos implementarla sin que nos tiemble el pulso. Esta es la parte más crítica de todo el proceso. Muchas buenas decisiones se quedan en los cajones, por la indecisión o el miedo de quien tiene que ejecutarlas.

4. Defender y comunicar las conclusiones

Tan importante, como llevar a cabo las decisiones, es informar y comunicar al equipo de trabajo o las personas que interfieren y las razones que llevado a inclinarse por una decisión y no otra.

5. No procrastinar

Entre más tiempo se emplee para analizar y llegar a una decisión, más complicado será el proceso. Uno de los males en la toma de decisiones es “la parálisis por el análisis”. También se dice que “lo excelente es enemigo de lo bueno”. Incluso cuando la mayoría de decisiones estén sujetas a fechas no es buena idea aplazar la determinación, cuanto antes se realice mucho mejor.

Ruth Chang – Cómo tomar decisiones

La filósofa Ruth Chang resaltó en su charla TED “Cómo tomar decisiones difíciles” la importancia de no sentirnos pequeños ante las grandes dudas que implica tomar decisiones difíciles. «Tomar una determinación es complicado porque una opción es mejor que otra en algunas cosas, la otra opción es mejor en otras, y ninguna de las dos es mejor en general”.

Si queremos acertar en la toma de decisiones debemos tomar distancia de la situación, mirarla de manera objetiva, no dejarse influir por los juicios, ya sean propios o ajenos. Como decía Matthieu Ricard “somos el fruto de una serie de actos libres de los que somos los únicos responsables”. Y así es, somos los autores de nuestras determinaciones y cada una de ellas, tiene un impacto positivo o negativo en el entorno, tanto empresarial como personal.

¡Les deseo una semana llena de buenas decisiones!


Un buen directivo debe entrenarse para tomar decisiones estratégicamente efectivas, tener olfato empresarial para identificar cuando puede estar en riesgo y saber cómo afrontar las posibles consecuencias.

Escríbenos si crees que los líderes de tu equipo necesitan capacitación para tomar buenas decisiones o si quieres saber más acerca de este proceso.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *