Acabar y empezar: El cambio constante

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Estos son días de acabar programas, de despedirnos de personas que hace unos meses eran sólo unos desconocidos, y hoy son colegas y amigos con los que hemos compartido conocimientos, inquietudes, dudas, alegrías, risas y algún que otro llanto. Estos días se acaba un ejercicio formativo con muchas personas a las que hemos conocido. Más de 600 personas han pasado este 2019 por los programas que hemos entregado, de duraciones variadas, desde una sola sesión, hasta 6/8 meses, que han sido la mayoría. Programas que han ido desde 8 a 128 horas por grupo.

Pero también sabe a nuevos retos, a nuevos clientes, nuevas empresas, nuevos grupos y lo más importante, nuevas personas a las que volveremos a conocer. Y para eso hay que hacer desde ya un trabajo de adaptación de contenidos, de mejorar lo que no estuvo excelente, de nuevos módulos, de incorporar tendencias y nuevas dinámicas. Es el ciclo de la empresa y de la vida. 

Cambiar

Y es que cambiar es la razón de ser del mundo. El cambio constante es inherente al ser humano. El cambio ha llegado para quedarse. Y más nos vale adaptarnos cuanto antes. Nuestro trabajo es ayudar a las empresas en sus procesos de cambio, trabajando con las personas que las componen, que son quienes los hacen posible. Ayudamos a definir los cambios, gestionarlos, aceptarlos y garantizar que se implementan. Algunos de ellos son provocados para anticiparse, y otros son reactivos para adaptarse al mismo ritmo que nos impone el mundo.

Cambiar es la razón de ser del mundo. El cambio constante es inherente al ser humano. El cambio ha llegado para quedarse. Y más nos vale adaptarnos cuanto antes @_raulcastro_ #Formación #Cambio Clic para tuitear

Thomas Cook

Estos días hemos sabido de la desaparición del gigante de la distribución turística Thomas Cook. 178 años, 22.000 empleados, 105 aviones, 200 hoteles, operación en 16 países… Un desastre que muchos no han dejado de denominar “la mayor quiebra turística de la historia”. Pero, ¿qué ha pasado para que el touroperador más antigüo del mundo acabe así?  Esta semana he preguntado a muchos colegas del sector para tener una mejor idea. Algunos apuntaban a la gestión de la deuda, a la evolución de la libra con el Brexit, a la falta de involucración de sus stakeholders,… Otros decían que eso sería como achacar a una gripe la muerte de un paciente con cáncer de pulmón.

El problema es mucho mayor. El problema es estructural, decían otros. El problema es no haberse dado cuenta que ya mucha gente ha dejado de necesitar a un intermediario que le busque hotel y avión, cuando lo puede hacer directamente. Que la oferta ha crecido y que modelos como Airbnb, aerolíneas del low cost, etc… están acumulando unas cifras de negocio en detrimento de la oferta tradicional. Y lo peor, como le pasa al mundo del taxi, es que en lugar de gastar energías defendiéndose de modelos como UBER, no se emplean en reinventar su negocio para que no desaparezca. En estos tiempos estamos reviviendo el diálogo de la máquina de escribir hablando mal del computador.

Los directivos

¿Qué pueden hacer los directivos de las empresas para gestionar esta nueva realidad? Los cambios en los modelos de negocio exigen actuar rápido y con soluciones diferentes. Se requieren soluciones imaginativas, tener un ojo en la operación y otro en qué va a pasar en los siguientes 2 a 5 años. ¿Cuáles son las tendencias? Si en el mundo se cierran las agencias de viaje físicas, oficinas bancarias, videoclubs, o fruterías de barrio, si los clientes hacen las cosas de otro modo, ¿por qué persistir en hacer lo mismo? ¿No será mejor repensar el modelo de negocio, encontrar nuevos valores añadidos, cambiar la promesa de valor, hacerla crecer, encontrar nuevos nichos,…?


Ese es el trabajo que se espera que se hagan por lo que se les paga: anticiparse y provocar. Y para eso muchas veces han de desaprender aquello que les hizo grandes. Y eso duele. Cambiar duele. 


Pero no estás solo. En dpersonas les ayudamos a encontrar las ventajas del cambio, a buscar nuevas maneras de hacer, y a reciclar su vieja forma de hacer y pensar, adaptándose a lo que viene.

Te acompañamos en el cambio

Pero no estás solo. En dpersonas les ayudamos a encontrar las ventajas del cambio, a buscar nuevas maneras de hacer, y a reciclar su vieja forma de hacer y pensar, adaptándose a lo que viene.


Si sientes que en tu empresa necesitáis repensar vuestro futuro, reciclar viejos pensamientos, o desarmar anclajes y viejos clichés, escríbenos y trabajamos de la mano con tus equipos.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *