Inteligencia Emocional

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Mucho se ha escrito y se ha hablado sobre este término. Aunque en 1983 Howard Gardner ya había llamado la atención sobre las diferentes Inteligencias que existen, fue Daniel Goleman en 1995 quien recogió en su libro “Inteligencia emocional”, los principios de lo que hoy conocemos como la IE, uno de los elementos que más se tienen en cuenta a la hora de evaluar las capacidades profesionales de las personas.

Desde la primera cita del libro me encantó el concepto, que pude leer comenzando el siglo XXI: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo” Aristóteles (Ética a Nicómaco)

Inteligencia Emocional

Si la Inteligencia Emocional no es más que un tipo de inteligencia de las que define Gardner ¿por qué se le ha dado tanta importancia? En realidad la IE se compone de dos de ellas: la interpersonal y la intrapersonal; O lo que es lo mismo, la capacidad de comprender a los demás y de hacerlo con nosotros mismos. Hoy en día, tan importante, o más, que tener un Cociente Intelectual tradicional alto (IQ), es entender y manejar las emociones de los demás, y las propias, con el fin de obtener los mejores resultados.

Hoy es fundamental entender y manejar las emociones de los demás, y las propias, con el fin de obtener los mejores resultados Clic para tuitear

La tarea de los líderes

Esta capacidad es tan demandada y valorada en los líderes, ya que se ha entendido que si las personas somos distintas, si nuestras motivaciones son también diferentes, si no reaccionamos de la misma manera ante el mismo estímulo, ¿por qué vamos a actuar del mismo modo con un estilo de dirección idéntico? De ahí la importancia de que los líderes dominen el concepto de la IE como un elemento indispensable a la hora de conseguir aunar voluntades en los equipos. Hoy, el manejo de la IE no es sólo una buena opción. Hoy, para los directivos, se ha convertido en un «must». O se tiene, mejora y domina, o no se podrá ser un directivo completo.

IE: ¿Poder? ¿Autoridad?

Cuando hablamos de liderazgo con nuestros directivos, hablamos de distintos tipos de liderazgo y, para conocerlos y saber manejarlos, es imprescindible dominar los conceptos adheridos a la IE. ¿Se pueden conseguir resultados en el corto plazo sin atender a estos asuntos? Claro que sí. Estamos rodeados de líderes que hacen uso del PODER que les confieren las organizaciones para, a través del miedo, la amenaza (velada o no) permanente, y la coerción, consiguen buenos resultados para la empresa. ¿El precio? Gente quemada, “cadáveres” profesionales, mal ambiente… Pero bueno, eso ha existido siempre -podrían decir algunos. Es verdad, pero había una enorme dificultad de que eso lo acabara sabiendo el mercado.

Inteligencia Emocional

Hoy, con las redes sociales, las redes profesionales, esto se empieza a divulgar con mucha facilidad, y aquellos que no saben dirigir de otra manera empiezan a tener problemas, con una fama que les persigue y que no pueden dejar atrás. Y eso lo sabe la competencia y los posibles futuros empleadores. Con el tiempo, cada uno de nosotros acabará contando con un rating de liderazgo adherido a nuestro perfil profesional. Y no tardará en llegar, así que más vale, sobre todo en los líderes más jóvenes, que empecemos a tomar este asunto en serio.

Sin embargo, quienes manejan bien la IE, atraen antes las voluntades de los miembros de su equipo, ganándose su AUTORIDAD, con lo que el ejercicio del Liderazgo se hace mucho más sencillo; Y son mejores líderes, y su empresa les valora más, y el mercado también, y lo más importante, su liderazgo se hace más sólido, le cuesta menos tener resultados extraordinario, y su vida mejora.

Y, ¿cómo podemos entrenar la IE?

Como toda competencia o habilidad, no se aprende, sino que se entrena. En dpersonas trabajamos con grupos de directivos y comités de dirección, en entrenamientos específicos a través de metodologías transformacionales. Y los resultados no tardan en llegar. Cuando uno aprende a manejar sus emociones y las de los demás, ya nada es igual.

No lo piense, está comenzando el año, sáquelo de su lista de pendientes y añada esta potente herramienta a las suyas y las de su equipo. Llámenos y buscamos soluciones a su medida.

Buena semana!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *