¿Unen las dificultades?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter


“Chantal ha venido para quedarse unos días”. Como noticia de la visita de una amiga de la universidad, sería una buena noticia. Como anticipo de la tormenta tropical que va a pasar por encima de tu casa, es malísima.

El martes en la tarde, la situación que teníamos en el “agujero entre el mar y el cielo”  que cantaba Juan Luis Guerra era ciertamente preocupante. 

El miércoles por la mañana decretaron la alerta roja en previsión, aunque la tormenta se había desviado de su trayectoria inicial, y lo único que había y se esperaba era agua por todas partes. Yo ya he pasado tres tormentas tropicales aquí. Ninguna de las tres han tenido efectos devastadores sobre la población, o sobre estructuras, ya que las tres han desviado su ruta cuando llegaban aquí. Isaac venía directo y se desvió cuando entraba en Dominicana. Sandy hizo lo propio unos meses más tarde. Y ahora Chantal nos ha librado de una buena cantidad de destrozos con los vientos de 70 millas por hora que nos pretendía instalar acá.

Pero cuando uno vive todo esto, se da cuenta que en la dificultades en donde la gente se une. Vi preocupación, pero vi solidaridad entre la gente, se conocieran o no, tuvieran las mismas ideas políticas o no. En ese momento tenían los mismos intereses: refugiarse ellos y sus familias de lo incierto. Inmediatamente pensé en lo fácil que sería si la humanidad entera entendiese la ventaja de colaborar frente a competir. Si pensáramos lo que unen las dificultades, no sólo en el momento de tenerlas, sino para evitarlas. Hoy, cuando hay mucha gente pasándolo mal, deberíamos aprender, y que lo hagan nuestros hijos, que una civilización prospera cuando mejora, y no sólo se mejora compitiendo hasta que sólo quede uno, sino se mejora sumando lo mejor de cada uno, aportando mejoras para el conjunto, creciendo como personas y como individuos y ayudando a otros para que hagan lo propio.

Mi esperanza es que nada cae en saco roto. Todo son enseñanzas en la vida y espero que estos años sirvan para saber lo que no repetir…Al fin y al cabo, como pasó con Chantal, Isaac, o Sandy, después de la tempestad llega la calma, y con ella el momento de reflexionar y sacar conclusiones.

Buena semana!!!    

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *