¿Es importante cuidar el cómo?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter


Hoy tenemos al país votando. Son unas elecciones más para muchos, y las más importantes de la historia si escuchamos a los candidatos. 

Cuando uno les escucha, se da cuenta, sin quererlo, de la calidad de lo que nos transmiten a través de la forma en la que nos hacen llegar su mensaje: que si gesticula mucho, que si leyó hasta el saludo, que si no mira al público, que si no le van las rayas, que si la corbata no le hace juego…. Todos los detalles suman o restan al mensaje principal, hasta elevarlo al máximo ó llegarlo a anular por completo. Aunque las cifras cambian según lo que consultes, dicen que recordamos el  20% de lo que oímos, el 40% de lo que vemos, y por tanto el 60% de lo que oímos y vemos. De ahí que tan importante como lo que se dice, es cómo se dice. 

Con este juego de palabras empezamos a trabajar Cristina Ortiz de Guinea y yo en un programa corto que permitiera a las personas trabajar la puesta en escena de su mensaje. Casi siempre tenemos claro lo que queremos decir, pero raramente trabajamos los aspectos que rodean al mensaje: Cómo voy a ir vestido, la herramienta de presentación que utilizaré, los colores que me van a bien, a quien tengo que empezar y acabar agradeciendo, cómo modular la voz, cuándo y cómo he de leer, trabajar las pausas en mi discurso, la entonación, las manos, el cuerpo, las inflexiones de la voz, atender con la mirada a todos los asistentes, conectar con sus emociones…

Hoy, comunicar es todo eso, y nosotros lo ordenamos, le pusimos un método y nos encargamos de hacerlo llegar de una forma muy efectiva a los asistentes. Las respuestas no han podido ser mejores. Todo tiene su liturgia, todo tiene importancia, todo suma, cuando se quiere hacer llegar una mensaje con efectividad. Y si no que se lo digan a los políticos en sus campañas, o las miles de personas que en estos momentos se preparan diariamente para superar una entrevista de trabajo, o a quienes necesitan hacer presentación de sus soluciones o producto a sus potenciales clientes, o quienes han de presentar algo a personas que están muy acostumbrados a presentar a su vez… Todos ellos tienen cabida en el programa. Todos tienen distintas motivaciones, pero una necesidad común: Entrenar sus habilidades de comunicación aprendiendo nuevas cosas del protocolo.

En esta sociedad global, en la que los mensajes se twittean, en la que las conferencias se graban o se emiten por streming al mundo, en la que de repente encuentras un mensaje tuyo colgado en youtube a la vista de todo el mundo, cada vez es más importante cuidar todos estos aspectos. Ya no hablamos para los vecinos, hablamos para el mundo. Ya no damos una conferencia para veinte, lo hacemos para quienes nos quieran oír y ver en cualquier sitio con conexión a la red. Ya no pasamos una entrevista de trabajo con una persona, si no que nuestro registro queda, en ocasiones, grabado para enviar a la central a miles de kilómetros de aquí. Y rara vez hay una segunda oportunidad. Como dice el viejo adagio, “no hay una segunda oportunidad para dar una primera buena impresión”.

Os dejo esta semana este enlace al programa. Ya tenemos bastantes reservas, pero hasta el día 2 de Diciembre hay precio especial. Nos encantará tenerte con nosotros, aprender de tu forma de hacer, y que tú obtengas cosas del resto de participantes y del conocimiento de Cristina. Creo que merece la pena. 

Hemos elegido un sitio céntrico en Madrid, en la calle José Abascal, 44, en el centro de negocios BALDER, con el metro de Gregorio Marañón al lado y con aparcamientos públicos a cien metros. Un lugar donde el buen trato y la profesionalidad resaltan sobre el resto.

Allí te esperamos. 
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *