El Equipo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

¿Qué es un equipo? Si buscamos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua encontraremos esta primera acepción: Grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinado. En una segunda acepción el diccionario dice: En ciertos deportes, cada uno de los grupos que se disputan el triunfo.

Ya tenemos varios elementos. Si decíamos que las personas son lo más importante, y que el equipo es un grupo de personas, el equipo, en grado de importancia, debería estar por encima de las personas. Y además introducimos el término “triunfo” cuando se habla de deportes, pero que es un término que se ha llevado al argot de los equipos en la empresa con palabras como ganar, conseguir el éxito, competencia, superación,….

Uniendo los elementos, creamos un equipo para conseguir triunfos, en la confianza que el resultado será mucho mejor que la suma de cada uno de los resultados que individualmente se podrían obtener. Un equipo es mucho más que la suma de las individualidades. De ahí que muchas veces se emplee para explicarlo la vieja frase de que en un equipo dos más dos son cinco.

Tenemos varios ejemplos de ello en el baloncesto moderno. En España hemos conseguido hacer un verdadero “equipo” de basket, en el que el trabajo del equipo está por encima del ego personal de cualquiera de los jugadores, y donde cada una de sus “estrellas” personales se pone a disposición del grupo para que el conjunto brille aún más. Del equipo que quedó subcampeón olímpico en los recientes juegos de Pekín, siete jugadores han jugado, o lo van a hacer este año, en la NBA. Sin embargo, eso no ha servido para que ninguno de ellos haya querido “protagonizarse” por encima del resto, sino para sumar voluntades y ser mucho más potentes como equipo.

El equipo norteamericano ha sido campeón olímpico una vez que entendió esto, después de muchos años de sequía en los que magníficos jugadores iban al equipo nacional a intentar mejorar sus contratos, a proyectar su imagen internacional y con ello conseguir mejores patrocinadores. Y no les funcionó. Tras algunos años de “sequía” han vuelto a hacer un extraordinario equipo.

Hay un role-play magnífico, que he tenido la oportunidad de repetir muchas veces en mis cursos sobre trabajo en equipo, que demuestra todo lo anterior ante la sorpresa de los participantes.

En cada equipo, todos los jugadores cuentan. Todos tienen un rol en el mismo. En basket hay jugadores que botan el balón hasta la canasta contraria, otros cuya especialidad es el tiro a media distancia, otros que ayudan a subir el balón, otros cuya misión es rebotear, bloquear y con ello generar buenas posiciones de tiro a sus compañeros…. Así hablamos de bases, escoltas, aleros, pivots…. La labor de todos ellos es indispensable para el equipo. En un verdadero equipo todos cuentan. En una empresa todas las personas, desde la primera a la última tienen su rol y lo desempeñan con las reglas que nosotros les hemos dado. Cada uno ha de saber que independientemente de lo que le corresponda hacer en cada caso, su misión tiene un valor más elevado, trabajar para el equipo. Hemos de ser capaces de dar importancia a cada trabajo y a las personas que realizan esa tarea. Por muy simple que nos parezca.

En una ocasión oí a nuestra esgrimista paralímpica Gema Hassen-Bey que decía como la persona más importante en la competición era el voluntario olímpico que fijaba su silla al suelo. Cuando se compite en una silla de ruedas, es muy importante que ésta esté fijada bien al suelo para evitar caídas, y con ellas las temidas lesiones durante el transcurso de la lucha. Gema relataba como el voluntario era la última persona con la que ella hablaba, y que la última palabra que recibía de él era “suerte”, y eso la animaba y mantenía en guardia durante el combate.

Por eso es tan importante no sólo conformar un buen equipo sino hacer que cada uno de sus componentes se sienta especial, se sienta como un elemento diferenciador dentro del equipo y que de su aportación, por modesta que pueda parecer, va a depender el éxito de su equipo.

Un jugador puede ganar un partido, pero es el equipo el que gana los campeonatos.

© Raúl Castro

www.tiempoparadecidir.com

 

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *