Abercrombie y la Gacela

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter



Ha salido publicado que la firma norteamericana cuyo reclamo son chicos y chicas semidesnudos, tiene sus días contados si no es capaz de adaptar su modelo de negocio. ¿Moda pasajera? ¿Idea agotada? 

Hace ahora tres años andaba por Nueva York con un grupo de buenos amigos, que por entonces eran mis alumnos del MBA internacional de La Salle, cuando entramos en la tienda de Abercrombie. ¿Cuánto vale un metro cuadrado de escaparate en la quinta avenida? Pues ellos no lo usan. ¿No es la luz un elemento fundamental en la decisión de compra en los establecimientos? Pues ellos, a oscuras. ¿No es el precio uno de los factores determinantes? Una simple camiseta, 80 dólares ¿Acaso no hemos estudiado que se vende más con música suave de fondo? Allí no podías oír al de al lado de lo alta que estaba ¿Y el personal? Una buena indumentaria, bien planchada, ayuda al comprador a confiar y por tanto a acelerar el proceso de venta. Pues allí todo el personal semi en pelotas. 

Obviamente, para un profesor de estrategia, Abercrombie & Fitch se convierte desde ese momento en un fenómeno de estudio. No cumplen ninguno de los requisitos que su mercado ha impuesto a lo largo del tiempo y del globo, pero tienen las tiendas llenas. O precisamente por eso….  Pero ojo, que o tu ventaja competitiva es sostenible en el tiempo, o se convierte en un pelotazo pasajero y a otra cosa. Esta semana se han publicado unos números que les deben hacer repensar el negocio.  No tengo nada en contra de ellos, al contrario, estoy encantado de estar siguiendo tan de cerca cómo superan este trance. Cuando tu negocio se basa en una ventaja competitiva tan temporal, tan efímera, sólo puede pervivir si antes de caer, eres capaz de sorprender con otra nueva propuesta diferente que te mantenga arriba. Ciertamente no es una tarea fácil….

En el sector estamos viendo como la gente le está echando imaginación. Zara, que entró hace ya ocho años en el mercado chino, el más grande del planeta, tiene más de 100 tiendas en las megaciudades que por allí van aflorando. En un par de días abren su tienda online china.  Ellos ya han salido del sector textil para convertir su negocio en el ejemplo de la distribución, de las operaciones bien pensadas, y de una megaorganización que se reinventa cada día. 

Otro ejemplo es el de Uniqlo , la enseña japonesa que se ha empeñado en hacerse con el goloso y consumista mercado norteamericano. Su fundador y líder, el simpático Tadashi Yanai, dice que en unos años desbanca a la cadena gallega, a H&M y a Gap, en su propia casa. ¿Quién dijo miedo? Bueno, la cosa empieza por creérselo, y este hombre, que se siente muy cercano a la figura de Steve Jobs, ya tiene tres tiendas en Manhattan, una de ellas en la lujosa Quinta Avenida. Yo que los gringos estaría pendiente. Oriente ya les sacó del mercado automovilístico, y esto parece que también va en serio.

Señores, el mundo se mueve a una velocidad alucinante, los mercados no están quietos, sino reinventándose cada día, trabajando más que nunca para ganar cada dólar o cada yuan a su competidor. Esto no para. 

Y mientras, en mi país, el debate es si tenemos síndrome post vacacional o si estamos con pereza para volver a trabajar… Y Cristiano Ronaldo que dice que está triste, con lo que gana este chico y la vida que lleva… 

Ay, señor, las cosas que hay que ver y oír.

Os dejo con algo que leí hace tiempo y que hoy le va al pelo a este post: 

«Cada día en África, cuando sale el sol, un león despierta y sabe que deberá correr para cazar porque sino morirá de hambre. 
Cada día en África, cuando sale el sol, una gacela despierta y sabe que deberá correr para salvar su vida. 
Cada día cuando sale el sol, no importa si es una gacela o un león, lo importante es que empiece a correr.»

Buena semana… y buena carrera…..


Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *