Abajoooooo y Arriba!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Una serie inglesa que vimos los que tenemos más años hablaba de una familia con posibles cuyo personal de servicio vivía en el piso de abajo. Se llamaba al revés que el título del post «Arriba y Abajo»

Hoy el equipo nacional, como gustaba de llamar Diaz Miguel a la selección, sólo ha jugado cuando se ha sentido muy abajo. Este equipo ha jugado un primer cuarto en el que no ha sido eso, un equipo. Ha sido más una banda desorientada, noqueada. Han hecho un tanteo de minibasket. 15 puntos. Y ha sido entonces, estando tan abajo, viéndose con las maletas en el avión de vuelta, cuando han sacado lo mejor, para empezar un segundo cuarto explosivo y enrabietado. ¿No has sentido alguna vez esto en tu empresa? ¿No ha pasado que las cosas van tan mal, tan rematada e increíblemente mal que no pueden ir peor?

Es ahí donde el equipo ha pensado que para salir así, salíamos siendo lo que somos. Que qué leches, que “from lost to the river». Que tenemos que salir con la cabeza levantada, habiendo defendido a éstos, dejándolos al menos sin tirar. Tres buenas defensas, tres contraataques claros, dos tapones, un rebote… Todo suma. Antes de que hubieran pasado 5 minutos del segundo cuarto les habíamos endosado un parcial de 23-0. No está mal… Eso nos ha permitido irnos al descanso con un prometedor 40-32

Me he alegrado mucho de la victoria final, no sólo por el resultado, sino por las sensaciones. Los tres segundos cuartos hemos vuelto a ser los de siempre. Despiertos, vivos, listos, pícaros, rápidos, trabajadores y UNIDOS. Ha debido servir la conjura de ayer entre técnicos y entrenador. “No podemos irnos de esta manera” Y a fe que lo han conseguido. Ya, pase lo que pase en cuartos, no habremos hecho un ridículo espantoso. Ya será otra cosa: Cuestión de cruces, una tarde la tiene cualquiera, o el oro, que es a por lo que hemos ido.

Me quedo con la reacción del equipo, del conjunto. Más allá del partido, la buena noticia es la recuperación en los tiros de Navarro, los de Rudy, la recuperación del poder ofensivo de Garbajosa, la vuelta a la intimidación de los hermanos Gasol y su capacidad anotatoria, la velocidad y el ritmo de Ricky, la pelea por cada balón de Reyes,…

¿Ha recuperado el entrenador al equipo? ¿Ha encontrado su liderazgo? Yo sinceramente creo que esto lo han hecho por su cuenta, a pesar del entrenador, que algo habrá aprendido también. Esto no es un club. Aquí el entrenador no es el dueño. Ha de dejar más espacio a las figuras, a las genialidades, que para eso se llama selección y los jugadores son los seleccionados, los elegidos. Si los jugadores entrenan con un corsé, si están sujetos a infinidad de normas y sistemas, si la libertad para saltárselas es estrecha, el juego se vuelve lento, burocráticamente aburrido y el resultado es el que hemos visto días a tras. Estoy seguro que lo de hoy nos va a permitir darnos cuanta de que el talento que tiene este equipo está muy por encima de las decisiones del mejor entrenador en el banquillo. Hoy han demostrado que son mayores de edad, absolutamente profesionales y que tienen una calidad más que demostrada.

¡Ah! Y otra cosa. Hoy ya no he visto reproches sino ánimo al que la perdía, no he visto caras tiesas sino de tensión y trabajo duro. Y eso es contagioso, porque el de al lado lo ve y se pone a ello también. Intenta estar a la altura.
Felicidades por el partido, felicidades por recuperar la intensidad y el sentido del equipo y a seguir muy lejos. Hemos pasado como conjunto un duro examen de acoplamiento a una nueva realidad. Ya estamos vacunados. Lo que no nos mata nos hace más fuertes.

¡¡¡¡¡A por Polonia y a los cuartos!!!!!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programa de Competencias Individual

Ya puedes cursar tu Programa de Competencias, de forma individual, totalmente ONLINE, a tu ritmo, cuando quieras y desde donde quieras.

No pierdas la oportunidad de seguir preparándote para el presente, con la garantía y la experiencia que tenemos en dpersonas.