El Método del Caso

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

En dpersonas utilizamos como eje principal para el entrenamiento y el perfeccionamiento de las competencias de los directivos, el denominado Método del Caso. En algunas empresas nos preguntan por los motivos, y las ventajas que tiene sobre la capacitación tradicional del power-point. De ahí el post de esta semana.

Origen y motivación

El Método del Caso nace en la Universidad de Harvard en 1914 con el fin de que los estudiantes de su Escuela de Leyes pudieran aplicar los conocimientos prácticos adquiridos. Desde ese momento, el resto de escuelas fueron adoptando esta metodología, incluida su escuela de Negocios, que hoy es una de las más prestigiosas del mundo. Fue en 1956 cuando el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) lo pone en marcha en España, tras un histórico acuerdo con Harvard que dura hasta hoy en día. Desde entonces es el método por excelencia de esta escuela, mi alma máter, que le ha hecho conseguir este año, por cuarto consecutivo, el reconocimiento de ser la Mejor Escuela de Negocios del Mundo en Executive Education para Financial Times.

[one-half-first]

[/one-half-first] [one-half]

[/one-half]

Aprender haciendo

Unos años más tarde, tuve que preparar un programa para mis colegas del claustro del MBA Internacional de La Salle, para el manejo de la metodología. Ahí profundicé en todo lo relacionado con el aprendizaje adulto para habilidades de gestión. Empezamos a utilizar el método por algunas de sus innumerables ventajas:

Los participantes, que es como denominamos a quienes asisten a las sesiones:

  • Adquieren diversos aprendizajes y desarrollan diferentes habilidades gracias al protagonismo que tienen en la resolución de los casos.
  • Evalúan situaciones reales y aplican conceptos a partir de ejemplos prácticos propios de la vida real.
  • Aprenden a desarrollar conceptos nuevos y a aplicar aquellos ya establecidos a situaciones novedosas.
  • Asimilan mejor las ideas y conceptos que utilizan ellos mismos.
  • El trabajo en grupo y la interacción con otros estudiantes constituyen una preparación eficaz en los aspectos humanos de la gestión.
  • No recompensa a quien mejor memoriza definiciones o conceptos, sino a quien hace un mejor uso de esos conocimientos

¿Qué es un caso?

Es una detallada sucesión de situaciones de negocio reales, que describen el dilema o el problema al que se enfrenta una persona real en una situación real.

El autor y sus asistentes de investigación emplean semanas en la compañía objeto del caso, detallando las “tripas”, la necesaria inmediatez con la que abordar el problema a través de decisiones, y las perspectivas que tienen los líderes que lo tienen que gestionar.

Un caso presenta la historia exactamente como los protagonistas lo vivieron, incluyendo ambiguas evidencias, variables cambiantes, conocimiento imperfecto, información incompleta, respuestas correctas no obvias, y con un reloj permanente que te recuerda que has de tomar una decisión.

El aprendizaje llega en tres momentos: Su lectura inicial nos lleva a reflexiones personales que igual ante no nos hemos hecho, dado que es la primera vez que nos enfrentamos a una solución de la naturaleza de la que el caso nos muestra. Después ponemos a los participantes a trabajar en pequeños grupos multidisciplinares, cuyos diversos miembros aportan soluciones y alternativas diferentes, ya que el problema lo enfocan de manera distinta. Ahí se produce el segundo nivel de aprendizaje. Después se pasa al trabajo con el grupo completo, donde el profesor juega un rol de facilitador de la discusión para el descubrimiento.

Uno de los autores que habla del aprendizaje adulto, y que tuve que estudiar cuando quise profundizar más sobre el método del Caso, destaca la habilidad de quien enseña con la boca cerrada, simplemente propiciando que el conocimiento fluya desde el participante al participante. Eso, cuando alguno de los profesores que estamos especializados en el Método del Caso lo conseguimos, me parece magia.

Esa es una de las razones por las que me apasiona lo que hago, y no me importa tomar más de 120 vuelos al año.

Buena semana!!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *