Podemos

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

“You will never know what you can do until you try” Me encantó esta frase cuando se la oí a Andreu Mateu por primera vez. De hecho es el lema de su empresa, Dreams and Adventures. Esto fue hace ya más de veinte años. Posteriormente tuve la oportunidad de volverlo a oír de su boca mientras participábamos en un taller outdoor, al que me invitó como facilitador para ayudarle a aterrizar las actividades al mundo de la empresa. “Nunca sabrás lo que puedes hacer hasta que no lo intentes…Un sábado salí con un amigo en bici y nos propusimos dar la vuelta al anillo ciclista de Madrid. Para quien no lo conozca, se trata de un carril con 64 kilómetros, que si bien no tiene elevados desniveles, su mayor dificultad radicaba en el calor que estaba haciendo en esos días por Madrid. Por eso salimos pronto. El mayor recorrido que habíamos hecho juntos hasta entonces era justo la mitad, 32 kilómetros. Cuando hicimos la primera parada nos dimos cuenta que habíamos recorrido exactamente esta distancia, lo que hasta entonces era nuestro máximo. Entonces fue cuando me acordé de la frase de Andreu. Él la tenía colgada en su despacho en Nueva York cuando decidió comenzar su particular vuelta al mundo.

Claro, no son cosas comparables, pero me acordé que cruzó el estrecho a nado cuando la distancia que estaba salvando era el doble de lo máximo que había nadado de continuo hasta ese momento. Puedes hacer lo que te propongas. Sólo tienes que intentarlo. Ese espíritu y no otra cosa, es lo que mueve el mundo, es lo que mueve a las personas a hacer cosas extraordinarias, a superarse, a intentar retos imposibles: “Como no sabían que era imposible, lo hicieron”.

La selección española de fútbol campeona del mundo, el himno español en cada carrera de motos, un doble campeón del mundo de Fórmula 1 español, Rafa Nadal ganando todo, la NBA transformada en ÑBA… Cualquier persona en su sano juicio, hace sólo un poco más de 25 años, nos habría tildado de locos a cualquiera que hubiéramos vaticinado sólo uno de estos hitos…. Y como el post no va de país, la misma persona tampoco daría crédito si le hablásemos de un presidente de color en la casa blanca, o de unas pantallas extrafinas que te actualizan lo que pasa en el mundo, mandan la señal a tu TV para ver imágenes y películas en alta definición en televisores tan anchos como un cuadro… Sólo quienes imaginan que las cosas son posibles, quienes llevan el “Yes, we can” por forma de ser en la vida más allá del lema, son quienes hacen avanzar el mundo.
Por eso me gusta esta forma de entender el mundo. Por eso me abrazo a los retos y me alejo del lado oscuro de los problemas. Porque un problema tiene siempre dos caras: El problema en sí y la oportunidad de darle una solución. ¡Me quedo con este última! Con lamentarse viendo la primera cara se aprende poco. Con la segunda opción el aprendizaje es increíble, porque generalmente se queda impregnado en la piel y ya no te lo puedes quitar nunca.
Venga, que podemos…
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *