Never Stop Exploring

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Ahora va hacer seis años que estuve con mis alumnos del MBA internacional de La Salle en en el campus de esa universidad en Filadelfia,  cursando un Stage de verano que contenía asignaturas como marketing, relaciones públicas, finanzas o estrategia.  De allí tome el lema de la universidad, Never Stop Exploring, que hoy se convierte en el título de este post.  Hace también algunos años me cautivó el lema de la revista LIFE en la película “La vida secreta de Walter Mitty”: Explorar nuevas cosas, ver el mundo, afrontar peligros, traspasar muros, acercarse a los demás, encontrarse y sentir: Ese es el propósito de la vida.
En estas últimas dos semanas he podido comprobar otra vez como no dejar de explorar nunca, es la mejor garantía de seguir creciendo personal y profesionalmente. Hace una semanas estuve en Bogotá impartiendo y adquiriendo nuevos conocimientos. Pude conocer algunas de las más modernas iniciativas que, en el área de RRHH, están llevando a cabo las empresas más avanzadas en el mundo en temas de engagement, recruiting, motivación, flexibilidad, etc….  Esta misma semana un grupo de ejecutivos de uno de los mejores hoteles de Cancún disfrutaban aprendiendo a desaprender muchas de los anclajes que tenían como profesionales, en unas sesiones que hemos organizado desde dpersonas.  Ya sea como instructor, como conferenciante, como paticipante o como un simple observador de lo que nos rodea, uno no puede dejar de aprender nunca.

Es por eso que esta semana vuelvo a dar otro giro a mi vida profesional, subiéndome de nuevo al velero dpersonas desde el que seguir ayudando a otras empresas a obtener el talento de sus personas para ponerlo al servicio de la empresa. Prescindo de la comodidad del sueldo, de la tranquilidad aparente que da tener una nómina, para lanzarme de nuevo a la aventura de lo incierto, del riesgo, pero también de la esperanza, pues como ya decía Tácito, “Sólo en el riesgo hay esperanza”.


Ilusión y vértigo

Al fin y al cabo, como hablamos cada semana en el rama “Llamame Fredy” de la cadena de Radio española 4G, la diferencia entre un asalariado y un profesional por cuenta ajena no es más que el número de clientes. Mientras que cuando tienes un nómina lo que tienes es un solo cliente que te paga puntualmente, lanzarte a la aventura de tener más clientes implica mucha adrenalina para encontrar los que puedan pagar tus servicios cada mes. De ahí la ilusión, pero también el vértigo. 

Sin embargo, se que estos años de experiencias, contar con un equipo de colaboradores y asociados de primera categoría profesional, y éste decidido (y en ocasiones testarudo) empeño por trasmitir conocimientos y experiencias que le sirvan a otros, es la mejor garantía de que esta nueva etapa va a ser apasionante. 

Nos esperan varios países en los que ya tenemos experiencias, algunos del Caribe y LATAM donde llevo trabajando ya unos años, Estados Unidos, donde estamos con proyectos interesantes para todo el mundo latino que allí está desarrollándose, y mi país de nacimiento, España, que tan necesitado está de acelerar algunos procesos de adaptación a un mundo cada vez más global y agigantado.

Acabo con una cita de André Gidé que he rescatado estos días de algunas presentaciones anteriores: “No se descubren tierras nuevas sin estar dispuesto primero a perder de vista, y durante un tiempo, toda orilla»

Buena semana!!!! 

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *