Vale Messi lo que cuesta?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Escribo esto aún impactado por la gesta de la pasada semana del FC Barcelona remontando un 2-0 para sacar al todopoderoso Milan de la Champions League, endosándole 4 goles. Dos de ellos, los dos primeros, los que igualaban la eliminatoria, los que hacían temblar al equipo italiano, los metió un tal Messi, un chaval argentino que nació cuando yo empezaba a trabajar, que no conoció a naranjito ni jugó nunca con el Atari. Un tipo modesto que está a punto de cumplir 26 años. 




No voy a glosar aquí los logros de este chaval que ya ha conseguido desarmar el debate de quién es el mejor jugador del mundo entre Maradona y Pelé. Se acabó. El título ya tiene heredero, a juzgar por la mayor parte de los que saben de esto de fútbol, entre los que no me encuentro ni de lejos.


Pero si me gustaría entrar en un debate sobre lo que cobran los jugadores y lo que aportan. Lo fácil es sumarse a la tendencia de que todos ellos son niños malcriados, que ganan fortunas que dilapidan con la misma facilidad que las consiguen, que tienen coches lujosos y viven en palacios que comparten con compañías aleatorias y dudosas, que ya se encargan de obtener buenos retornos de sus noches de desenfreno calculado. 

Pero es que en términos económicos, algunos de ellos, incluso son rentables. Por seguir con el ejemplo de Leo, para empezar es un jugador formado en la cantera del club = fichaje gratis.  No sé si saben que cada club que participa en la Champions obtiene, sólo por hacerlo, más de 7 MM de euros. Cojan calculadora. Si se clasifican para octavos, añaden un extra de 3 millones de euros. Leo y sus botas le proporcionaron al club otros 3,3 millones por pasar a cuartos. Si llegan a semis son 4,2 millones extras, y la final les reporta 5,6 millones al subcampeón y 9 al titular de la codiciada Champions. Previamente se han embolsado casi un “kilo” por cada partido ganado en las fases previas y medio por el empate.  A esto hay que sumarle los casi 400 millones de derechos televisivos que se reparten los clubes. ¿Han podido calcular?

¿Extraña que Messi gane entonces más de 30 MM al año con lo que proporciona al club? No hay que olvidar que de esos 30 MM, “sólo” unos 10 son salario directo. El resto son primas y derechos de publicidad. Claro, que es que el chaval es tres veces Balón de Oro, campeón olímpico, subcampeón de la copa américa, y proyecta una extrema imagen de grandeza al club que le ayudó a formarse cuando lo trajo con 13 años de Argentina. 

Lo que uno gana y lo que aporta. Lo que entrega y lo que obtiene. Y luego están los “intangibles”: El legado que deja a los que le seguirán, la imagen que proyecta de la casa que le paga, el sentir que construye sobre el club, el concepto de equipo y el ejemplo que da… ¿No vale eso dinero? ¿Cuánto?

Y que conste que ni soy del FC Barcelona, ni me gusta el fútbol, ni creo que todos los jugadores de fútbol merezcan lo que ganan. Y dicho eso, estoy convencido que quien más aporta debe obtener más retorno. Quien trabaja y se esfuerza debe obtener más que quién no lo hace. Quién suma debe ganar más que quién resta.


Buena semana a todos!!!!!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *