Actitud, Rigor y Disciplina.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Con estas tres palabras solía acabar un buen amigo sus presentaciones. Él mantenía que eran lecciones sacadas del su estancia en el ejército y que eran igualmente aprovechables en la empresa.

En primer lugar hablaba de la ACTITUD, “con c” remarcaba, que todo equipo necesita para salir a jugar. Yo añado para salir a ganar. El que sale a empatar es seguro que pierde. La RAE define el término como “Disposición de ánimo manifestada de algún modo”. La actitud es muy importante en las personas de las empresas y en los equipos. Hace años, tuve que asistir a un hospital con un amigo cuyo hijo pequeño sufrió un accidente de cierta envergadura. El pequeño estaba sangrando bastante aparatosamente por una herida abierta en el pómulo para la que hubo que darle siete puntos. La persona que nos tomó los papeles para pasarlos al cirujano plástico pediátrico que estaba de guardia, iba arrastrando sus zuecos por el pasillo andando terriblemente despacio, como cansado, como cansino. Tardó unos interminables segundos en aparecer y otros en desaparecer de la escena. Era Domingo por la mañana, no muy temprano, pero debió pensar que para él no era más que un trámite, cuando para nosotros eran decilitros de la sangre del pequeño de mi amigo la que salía de su pequeña cara. De buena gana habría tomado a aquel buen señor de las orejas y le habría hecho correr con nuestros papeles. Su actitud no era la apropiada para un servicio de urgencias, en el que después, todo sea dicho de paso, nos atendieron de maravilla y la cirugía quedó muy bien.
Llevo viendo a la selección estos días con los zuecos de aquel hombre. Hay muchas miradas de superioridad, hay muchos gestos de esos de “es incompresible que le pueda estar pasando esto a un tipo como yo”, hay muchos gestos entre los jugadores que antes no había. La selección ha jugado estos años un juego muy alegre, muy provocador, muy irreverente, si se me permite. Y desde que mucho de sus participantes son verdaderas estrellas en sus equipos, se ha perdido toda esa frescura. Jugamos muy atenazados. Fallamos mucho más que antes. Nos quitan rebotes por los que antes mordíamos. Perdemos pases sencillos. Yo creo que todo esto es un problema de Actitud.

No quiero ser de esos que hacen leña del árbol caído, pero puestos a sacar lecciones de esto para el mundo de la empresa, creo que conviene trabajar la actitud en los equipos de forma permanente y no permitir comportamientos que puedan estropear el trabajo del resto del equipo.

Si buscamos la palabra Rigor en el diccionario, encontramos en una de las acepciones “Propiedad y precisión “, y en otra “Intensidad”. Como se ve, no están reñidos la intensidad con la precisión. Y eso lo ha tenido este equipo durante unos cuantos años. Por los aciertos y por la intensidad. Este equipo y sus componentes has sido rigurosos con el protocolo, con los entrenamientos, en los partidos… Hoy no hay más que mirar las estadísticas. Los porcentajes de errores en tiros ya sean libres, de dos, triples, los balones perdidos, han subido en cada uno de los jugadores. ¿Nos está faltando rigor?

La última de las palabras es Disciplina. No voy a entrar a valorar las palabras de Marc de las que ya se ha retractado. Pero es un síntoma. Es una señal. No se puede cuestionar al entrenador. Si no sirve, ya habrá otro que le quite. Como siempre, los lunes se acierta la quiniela. Si Sergio Llull llega a meter ese mate, hoy el entrenador sería un maestro, sería un estadista, habría estado listo de reflejos al usar al hombre que peor defensor tenía y al que menos ojos vigilarían. Pero en baloncesto la diferencia entre el éxito y el fracaso es que la pelota entre, y hoy no ha entrado. Los jugadores a callar y a pedir explicaciones en privado si creen necesario hacerlo. Y el entrenador a pedir disculpas al equipo, también en privado, si es que cree que debe asumir el error en la última decisión.

Y todos a pensar en el partido del lunes. Hoy era importante. Contra Lituania nos lo jugamos todo. Espero que para entonces el equipo recobre junto a su desparpajo, acierto y soltura, los tres términos de mi amigo: ACTITUD, RIGOR Y DISCIPLINA.

Suerte, chicos

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *