Llega el nuevo Renacimiento, ¿estás listo?

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

El renacimiento del S XV vino tras un periodo largo y oscuro en la historia de la humanidad, pasando del teocentrismo al antropocentrismo. Hoy estamos muy cerca de estar viviendo algo muy similar.

Esta pandemia nos ha puesto encima de la mesa que no ha habido ni un solo gobierno, organización, estructura social, que no se haya tambaleado. Desde las viejas y rígidas estructuras empresariales, basadas en jerarquías tomadas de los ejércitos, hasta la puesta en solfa de los sistemas educativos. Todo cambio que estuviera en marcha se ha empezado a acelerar endiabladamente.

Los cambios llegan para quedarse

Hace años que mantengo que la única razón por la que teníamos que ir a los colegios, todos al mismo tiempo, con los niños de la misma edad, sin importar el nivel de avance o conocimientos, era por control y comodidad de los que organizaban. No lo critico. Probablemente fue la manera menos mala de tener una base de conocimientos. Pero hoy ya no sirve. No es necesario seguir yendo a rodear al profesor como único poseedor del conocimiento, porque eso ya es historia.

Igual pasa en las empresas. Teníamos que ir al mismo sitio, a las mismas horas, porque era la única manera de acceder al conocimiento y las herramientas. Y, por supuesto, la única manera conocida de controlar: Está = trabaja.

¿No seguimos trabajando así?

Volver a tratar a las personas como lo que pueden llegar a ser, para que lo sean, en lugar de constreñirnos en paradigmas estructurales y del conocimiento propios del Siglo XIX

Hoy. el conocimiento, las herramientas, los métodos, los procedimientos, se han ajustado, en tiempo récord, para posibilitar trabajar a miles de kilómetros de distancia, sin que el resultado final se resienta. De hecho, en muchos casos mejora.

Y como en el renacimiento, no faltan negacionistas que mantienen que el mundo se va al garete con esta nueva forma de trabajar, que va a ser un horror…

Horror es pasar dos horas cada día en un coche alimentando al medio ambiente de CO2, para que mi jefe me vea la cara, para que pueda ordenarme los cafés, y verme si trabajo o no.

¿Todo online, todo presencial?

Pues ni una cosa ni otra. Vamos a modelos mixtos, inteligentes, que primen la eficiencia y el bienestar sobre la hora nalga y el comando/control de otros tiempos. Tenemos que empezar a dirigir exigiendo el “qué”, y dejando el “cómo, cuándo y dónde” a las personas que lo han de hacer. Corremos hacia modelos flexibles que permitan compatibilizar varias tareas profesionales, familiares y personales.

Caminamos hacia la multi-especialización, que nos permitirá formarnos en múltiples disciplinas a lo largo de nuestra vida, con un conocimiento actualizado a diario en la palma de nuestras manos. Vamos a reinventarnos cada tanto, incrementando con ello en cada salto el valor de lo que hacemos.

Y eso es poner al ser humano por encima de todo. Creer de nuevo en las capacidades de las personas. Volver a tratar a las personas como lo que pueden llegar a ser, para que lo sean, en lugar de constreñirnos en paradigmas estructurales y del conocimiento propios del Siglo XIX.

Bienvenido este renacimiento para quienes, como Da Vinci, creemos en la persona y sus múltiples capacidades. Bienvenidos Knowmads, divulgadores, provocadores del cambio, innovadores, pensadores críticos y sistémicos. Este es nuestro nuevo mundo. Y lo vamos a mejorar entre todos.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *