Los Juegos de la Integración

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Ana Calderón, una muy buen amiga, ha estado trabajando en un sueño durante mucho tiempo. A través de su empresa Etnia Comunicación, ha sido capaz de convertir un sueño en realidad: Los primeros Juegos de la Integración. Se llevaron a cabo en Madrid este pasado fin de semana. Ni que decir que el éxito ha sido total, pero a diferencia de lo que el tópico diría que “estaba garantizado”, el éxito ha sido fruto del esfuerzo personal y colectivo, de tener claro un sueño y de pelear con todos los medios por él.

Me quedo con dos cosas. La capacidad de sacrificio de Ana durante este tiempo para que Etnia llevara a cabo la organización de los juegos proviene de su imprenta personal y de un tesón, un compromiso, una capacidad de luchar hasta el último balón, muy por encima de lo normal. Conocí a Ana y a su marido jugando al baloncesto. Y eso nos ha unido. Buena parte de la “culpa” de que estos primeros juegos hayan visto la luz tiene que ver con ésta “inasequibilidad al desaliento” que compartimos con el baloncesto.

La segunda tiene que ver con la enorme importancia del evento en sí. Utilizar el deporte para unir culturas, para unir gentes distintas pero iguales, para desarrollar una comunicación franca y sincera entre desconocidos, para permitir el conocimiento del otro, del recién llegado, es una extraordinaria iniciativa por sí mismo. Y ésta, además ha sido un éxito de participación. Siete disciplinas deportivas, más de 2000 participantes, dos días completos de actividades…

Copio de su página la “misión” de los Juegos:

Los Juegos de la Integración están basados en la práctica y en los valores del deporte y serán un referente en el fomento de la interculturalidad, la convivencia y el intercambio de experiencias de todos los ciudadanos que conviven en la Comunidad de Madrid. Para ello, queremos contar con la máxima participación de todos los ciudadanos residentes en la región: inmigrantes y autóctonos, hombres y mujeres y con una amplia oferta de modalidades deportivas entre las que se incluyen también aquellas dirigidas a deportistas con disminución física.

El único requisito en alguna de las disciplinas fue que los equipos estuvieran formados por parejas mixtas, es decir, personas de allá y de acá, extraños, a veces, que querían compartir una experiencia, una vivencia, que querían ser “más ricos” personalmente que cuando fueron. Fue una auténtica gozada verlo también por dos cosas. Por poder felicitar a Ana personalmente y por comprobar lo que el deporte es capaz de hacer por unir personas, por hacerlas mejores.

En este blog trato de hablar de deporte y de empresa, de la necesaria aplicación de los valores de lo primero en las a veces frias y deshumanizadas segundas… Pues bien. Por un lado, lo que se persigue, lo que se lucha y se trabaja a pesar de las crisis, se consigue como han demostrado desde Etnia. Y por otro, han quedado palpablemente decubiertos los valores que desde esta actividad podemos sumar al mundo de la empresa.

Felicidades y gracias por la excelente iniciativa.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *