El espíritu de supervivencia

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter


Luchar por sobrevivir: Ésta ha sido, y aún es, la principal misión del ser humano desde hace millones de años. Cuando no existían ni Seguridad Social, ni pensiones, ni contratos fijos, ni oposiciones para tener sueldos de por vida, los humanos de las cavernas salían a cazar cada día, a buscar el sustento. Sencillamente no había otra opción. O sales a cazar o mueres en la caverna. No había bajas médicas, ni «moscosos», ni puentes… Y con ese régimen de vida nos hemos manejado durante millones de años. Gracias a eso, hemos sobrevivido como especie. Pero este régimen de vida precisaba también ayuda de los demás. Cuando la tarea excedía al individuo, cuando las tribus tenían que moverse a buscar el alimento, no tenían mas remedio que ayudarse, que colaborar. Se podría decir que “trabajaban en equipo”. De eso he hablado hoy en mi columna de los viernes en El Adelantado, el diario información de Segovia. 

Cuando llegan las adversidades, necesitamos ayudas de otros. Sin embargo, no es suficiente sentarse a esperar a que éstas lleguen. Lo estamos viendo cada día en los telediarios. La sociedad que se acomoda, la sociedad que espera a que otros le den soporte, se desdibuja y pierde el control. A mi me hacía mucha gracia cuando era pequeño, ya que sin querer me llevaba a la imagen del llorado cantaor, un refrán que decía: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”. 

Hoy es tiempo de salir a cazar cada día, de ser mejores, de no pararse, de trabajar por el futuro de uno y de los cercanos, de luchar por dejar este mundo mejor, por ganar el sustento de la familia… Y en esta dura tarea, lo pasarán peor los que no sepan verlo, los que sólo esperen a que esto se lo den arreglado. Nunca he llegado a saber a quien se atribuye este texto: Cada día en África, cuando sale el sol, un león despierta, sabe que deberá correr para cazar porque sino morirá de hambre.  Cada día en África, cuando sale el sol, una gacela despierta, sabe que deberá correr para salvar su vida.  Cada día cuando sale el sol, no importa si es una gacela o un león, lo importante es que empiece a correr.
Así es la naturaleza. O comes o te comen. Pero los animales también traemos de serie ese sentimiento de manada que nos permite ayudar a otros miembros de la manada cuando están en apuros. Esta semana os dejo con este impresionante video grabado en el no menos impresionante parque natural de Kruger, en Sudáfrica.



Mucho hemos hablado de la necesidad de competir y colaborar cuando nos iba bien. Hoy no queda otra que ayudarnos para salir fortalecidos y sobrevivir como país, como sociedad. Vamos, como lo hacen los búfalos.

Salir a dar lo mejor de nosotros cada día y ayudar a otros, de la manera que sepamos, para que hagan lo propio. Sólo así se sobrevive en la naturaleza desde tiempos prehistóricos.
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más para leer

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *